lunes, 30 de diciembre de 2013

Casa Propia: Lenguaje

Tras analizar las influencias, y siguiendo con el proceso de análisis de la vivienda que Kenzo Tange hizo para sí mismo desde diferentes puntos: metodología, lenguaje, construcción, soleamiento y escala, si nos da tiempo.

Nos detenemos ahora en el lenguaje: qué tenemos que buscar, qué nos tenemos que preguntar para poder realizar un análisis minucioso del lenguaje que Kenzo Tange empleó en la construcción de su casa particular. Empezaremos un estudio desde algo tan cotidiano y tradicional en Japón como es el tatami: un elemento sencillo y de proporciones geométricas fijas. Pero que sirve como unidad de medida para dimensionar toda la vivienda.

Para empezar, nos centramos en la importancia que la cultura japonesa juega en la arquitectura de Kenzo Tange. Para ello nos centramos en los tatamis (elemento tradicional muy característico de las casas japonesas. Tradicionalmente se hacían con tejido de paja, y se embalaban con ese mismo material) y más concretamente en su disposición, que de forma muy sutil proporcionan todos y cada uno de los elementos de la Casa Propia, desde las ventanas hasta la propia fachada.

A continuación debemos atender a las influencias que tuvo el arquitecto durante toda su vida (motivo por el cual empleamos información extraída de los análisis hechos anteriormente), el país, es decir, la cultura en la que se educó, y las corrientes artísticas por las que se vio atraído, para finalmente poder extraer las características propias de su arquitectura, a través de las cuales no hace otra que conformar un lenguaje propio que se convierte en sello de identidad del arquitecto japonés.




Curiosamente las medidas del tatami, aunque muy parecidas, varían en función de la zona de Japón en la que nos encontremos. En cualquier caso la dimensión aproximada es de 180x90cm, que se acerca mucho a la dimensión que ocuparía un adulto de pie, de puntillas, con un brazo estirado y el otro pegado al cuerpo.

1 comentario: